viernes, 5 de marzo de 2010

El significado de los sueños en el Antiguo Egipto: El Libro de los Sueños

Dios Toth y papiro con Ank
Cuando te dedicas a interpretar sueños, es común que te pregunten con más frecuencia por un grupo de sueños determinado: muerte de conocidos o propia, dientes que se caen... Estos sueños preocupan al consultante y lo inquietan hasta tal punto que, en ocasiones, hace que se desespere. Los que más preocupan sobre todo son aquellos que parecen tener un significado negativo, o al menos en el significado que la tradición les da. Y es de esta larga tradición (egipcia en este caso, nada menos) en la interpretación de los sueños la que trataré a continuación.

Existe un famoso papiro donado al Museo Británico de Londres por Alfred Chester Beatty en el siglo pasado (catálogo BM EA 10683) y editado por Alan H. Gardiner. Pertenece a una colección denominada papiros médicos y fue hallado en 1928 por el equipo de Bernard Bruyère junto con otros en la tumba número 1165 de Deir el Medina, un rincón de Egipto fundado hace 3500 años. Sin embargo, el papiro del que hablo pertenece a una distastía posterior a esa fundación, la dinastía XIX, famosa sobre todo por la grandeza del gran faraón Ramsés II. El nombre de este pergamino es papiro Chester Beatty III, conocido comúnmente como el Libro de los Sueños, y perteneció en la época ramésida al escriba Qenherjepshef (Qeniherkhepshef), entre otros, quien llegó a vivir setenta años naciendo bajo el reinado de Ramsés II y muriendo prácticamente recién entrado el reinado de Siptah. El papiro fue heredándose en la familia.
Lo que se conserva hoy no es más que un fragmento de unos treinta y cinco centímetros de alto, pero su escritura hierática es totalmente legible. Se trata de una compilación de sueños acompañados de su correspondiente significado, incluyendo si el augurio es bueno o malo. El texto está escrito en tinta negra, pero la palabra "malo" de los augurios se escribe en tinta roja, recordando el uso ominoso de este color de tinta en el Antiguo Egipto. Las columnas van encabezadas por el texto "Si un hombre se ve a sí mismo en un sueño", y lo sigue el listado de sueños, seguidos éstos por sus interpretaciones y organizados, primero por buenos augurios y después por malos.

Existe una gran variedad de sueños a lo largo del texto. Por ejemplo, está el sueño de alguien que bebe cerveza y es bueno, pues significa felicidad, o el contrario, que bebe cerveza caliente, cuyo significado es sufrimiento. Sumergirse en las aguas de un río en un sueño te absolvería de los males y comer un huevo te hará pobre. Si estás serrando madera en tu sueño, ya no tendrás que vértelas con tus enemigos, pues significa que éstos habrán fallecido. Y si se te caen los dientes, los que posiblemente no te verán serán ellos a ti, pues habrá una muerte en tu entorno. ¿Y el famoso significado que le damos actualmente cuando soñamos que fallece un conocido? Pues según el papiro era el mismo en el Antiguo Egipto, ya que se alargaría la vida de dicha persona (seas tú o sea otro).
Para contrarrestar los sueños negativos, se daban unas fórmulas para protegerse de ellos en caso de que aparecieran al paso. Para los buenos sueños, con disfrutarlos era suficiente.

Queda claro que en el Antiguo Egipto se tomaban muy en serio la interperetación de los sueños. Y es que en verdad nuestros sueños son muy importantes, pues podrían cumplir diversas funciones (reorganizadoras, reparadoras, premonitorias...) sin las cuales no sobreviviríamos mucho tiempo.
Se ha producido un error en este gadget.